Condolencias para cuando se muere un Perro

Condolencias para cuando se muere un Perro

La pérdida de un perro es un momento terrible. El vínculo que tenemos con nuestros perros es único. Para aquellos que no entienden esta relación, puede parecer extraño.

¿Está buscando frases sinceras por la pérdida de un perro y usar en un mensaje de condolencias un pésame para un amigo? ¿O tal vez estás buscando una frase inspiradora para incluir en un memorial para tu propio perro que falleció?

No busque más. Hemos reunido la lista definitiva de las mejores frases sobre la pérdida de un perro. Para ayudarte a encontrar fácilmente el mensaje perfecto, hemos organizado nuestra lista de las mejores frases para cuando se muere un perro.

Una frase sobre la muerte de un perro es una o dos oraciones cortas que resumen el dolor causado por la pérdida de un perro. También puedes ofrecer condolencias o expresar simpatía por el fallecimiento de la mascota de otra persona.

Las frases con Condolencias para cuando se muere un Perro:

  • Te amé toda tu vida. Te extrañaré por el resto de la mía.
  • Una persona que nunca ha tenido un perro se ha perdido una parte maravillosa de la vida.
  • Si no hay perros en el cielo, entonces cuando muera quiero ir a donde ellos fueron.
  • La vida de los perros es demasiado corta. Su única culpa, en realidad.
  • Un compañero se ha ido… pero el recuerdo sigue vivo.
  • El mejor lugar para enterrar a un buen perro es el corazón de su amo.
  • Nos encontraremos de nuevo en el cielo. Hasta entonces, te extraño más de lo que las palabras pueden decir.
  • El vínculo con un perro es tan duradero como lo pueden ser los lazos de esta tierra.
  • Supongo que en realidad no tienes un perro, los alquilas y tienes que estar agradecido de haber tenido un contrato de arrendamiento prolongado.
  • Los perros dejan huellas en nuestros corazones.
  • Hasta que uno no ha amado a un animal, una parte de su alma permanece sin despertar.
  • Los perros no son toda nuestra vida, pero la completan.
  • Un perro mueve su cuento con el corazón.
  • A veces, perder una mascota es más doloroso que perder a un ser humano porque, en el caso de la mascota, no estabas fingiendo amarla.
  • Siempre serás parte de mí y vivirás en mi corazón. La ganancia del cielo es nuestra pérdida.
  • Alguien me preguntó qué era lo más difícil de tener un perro. Respondí – el adiós.
  • Si hay un cielo, es seguro que nuestros animales estarán allí. Sus vidas se entrelazan tanto con la nuestra que se necesitaría más que un arcángel para desenredarlos.
  • Si tienes un perro, lo más probable es que lo sobrevivas; tener un perro es abrirse a una alegría profunda y, prospectivamente, a una tristeza igualmente profunda.
  • No es lo menos difícil de soportar cuando se van de nosotros, estos amigos tranquilos, que se lleven consigo tantos años de nuestra propia vida.
  • Nunca te olvidaré.
  • Los perros llegan a nuestras vidas para enseñarnos sobre el amor, se van para enseñarnos sobre la pérdida. Un perro nuevo nunca reemplaza a un perro viejo, simplemente expande el corazón. Si has amado a muchos perros tu corazón es muy grande.
  • ¿Crees que los perros no estarán en el cielo? Te digo que estarán allí mucho antes que cualquiera de nosotros.
  • Te extraño cada día más.
  • Sus oídos eran a menudo lo primero que atrapaba mis lágrimas.
  • La miseria de tener un perro es su muerte tan pronto. Pero, por cierto, si viviera cincuenta años y luego muriera, ¿qué sería de mí?.
  • Un buen perro nunca muere. Él siempre se queda. Él camina a tu lado en los frescos días de otoño cuando la escarcha cubre los campos y el invierno se acerca. Su cabeza está dentro de nuestra mano a su antigua manera.
  • no te olvidare Nos encontraremos de nuevo, en el cielo.
  • Tu amigo siempre estará a tu lado, cuidándote.
  • Un fiel compañero y mejor amigo. Que sus recuerdos te traigan consuelo en este momento de pérdida.
  • Has perdido un perro pero has ganado un ángel guardián.
  • Ya no a mi lado sino por siempre en mi corazón.
  • Los perros mueren. Pero los perros también viven. Justo hasta que mueren, viven. Viven vidas valientes y hermosas. Protegen a sus familias. Y amarnos. Y haz que nuestras vidas sean un poco más brillantes. Y no pierden el tiempo teniendo miedo del mañana.
  • Dicen que el tiempo cura todas las heridas, pero eso supone que la fuente del dolor es finita.
  • Si hay un cielo, es seguro que nuestros animales estarán allí. Sus vidas se entrelazan tanto con la nuestra que se necesitaría más que un arcángel para desenredarlos.
  • Llamarlo perro difícilmente parece hacerle justicia, aunque en la medida en que tenía cuatro patas, una cola y ladraba, lo admito, según todas las apariencias externas. Pero para quienes lo conocían bien, era un perfecto caballero.
  • Nadie puede entender completamente el significado del amor a menos que tenga un perro. Un perro puede mostrarte un afecto más honesto con un movimiento de su cola que el que un hombre puede reunir a través de toda una vida de apretones de manos.
  • La realidad es que te afligirás para siempre. No ‘superarás’ la pérdida de un ser querido; aprenderás a vivir con ello. Sanarás y te reconstruirás alrededor de la pérdida que has sufrido. Volverás a estar completo, pero nunca volverás a ser el mismo. Ni deberías ser el mismo ni querrías serlo.
  • La miseria de tener un perro es su muerte tan pronto. Pero, por cierto, si viviera cincuenta años y luego muriera, ¿qué sería de mí?
  • No hay dolor tan grande como el recuerdo de la alegría en el dolor presente.
  • El vínculo con un perro es tan duradero como lo pueden ser los lazos de esta tierra.
  • El cielo va por favor. Si fuera por méritos, te quedarías fuera y entraría tu perro.
  • A veces he pensado en la causa final de que los perros tengan vidas tan cortas y estoy bastante satisfecho de que sea por compasión hacia la raza humana; porque si tanto sufrimos al perder un perro después de diez o doce años de relación, ¿qué sería si vivieran el doble de ese tiempo?
  • A veces, perder una mascota es más doloroso que perder a un ser humano porque, en el caso de la mascota, no estabas fingiendo amarla.
  • Si tener un alma significa poder sentir amor, lealtad y gratitud, entonces los animales están mejor que muchos humanos.
  • Supongo que en realidad no tienes un perro, los alquilas y tienes que estar agradecido de haber tenido un contrato de arrendamiento prolongado.
  • Si no hay perros en el cielo, entonces cuando muera quiero ir a donde ellos fueron.

“Una vez que has tenido un perro maravilloso, una vida sin uno es una vida disminuida.”

Dean Koontz
  • El dolor nos hace a todos niños de nuevo, destruye toda diferencia de intelecto. El más sabio no sabe nada.
  • Si no hay perros en el cielo, entonces cuando muera quiero ir a donde ellos fueron.
  • La alegría esencial de estar con los caballos es que nos pone en contacto con los raros elementos de la gracia, la belleza, el espíritu y la libertad.
  • El perro nunca se olvida realmente hasta que ya no se recuerda.
  • Hasta que uno no ha amado a un animal, una parte de su alma permanece sin despertar.
  • No lo menos duro de soportar cuando se alejan de nosotros, estos amigos tranquilos, es que se lleven consigo tantos años de nuestra propia vida.
  • El mundo sería un lugar más agradable si todos tuvieran la capacidad de amar tan incondicionalmente como un perro.
  • El duelo es tan dolorosamente real, independientemente de su origen. El amor y apego a un amigo animal puede igualar el de las relaciones humanas. Asimismo, la pérdida de un animal puede ser igual de devastadora.
  • Siempre habrá un perro perdido en alguna parte que me impedirá ser feliz.
  • Ámame, ama a mi perro.
  • El gran placer de un perro es que puedes hacer el ridículo con él y no solo no te regañará, sino que también hará el ridículo.
  • Una vez que has tenido un perro maravilloso, una vida sin uno es una vida disminuida.
  • Un perro es lo único en la tierra que te ama más de lo que se ama a sí mismo.

La galeria con imágenes de Condolencias para cuando se muere un Perro:

FACEBOOK – PINTEREST –INSTAGRAM

Compartir: